Inicio > Libros > Pensamientos Sobre Ana Frank

Pensamientos Sobre Ana Frank

Hola

Hoy cuando me disponia a escribir en este blog, por casualidad entre a otros y vi la nota de una persona llamada Carlos Arispe, y en su blog puso una aficion sobre la lectura. Y comenta en ella el libro de Ana Frank. Un libro que describe lo que se vivio en el Holocausto. Pero mejor veamos que opino este joven.

Esto es algo que escribí hace varias semanas y había olvidado publicarlo.

Ayer conseguí por fin mi propia copia física del diario de Ana Frank. No sé por qué lo había dejado tanto tiempo a la postergación, será que es una de esas cosas que no nos parecen importantes, pero cuando por fin las realizamos resulta que nos fueron realmente de provecho.

 

La primera vez que leí este libro lo hice en una copia de la biblioteca de la Facultad de Arquitectura, yendo a la biblioteca entre mis clases. En aquel tiempo leerlo a sorbos me tomó un par de semanas. Hoy lo leí por completo en una sola tarde.

 

Aún así la experiencia ha sido igual, e incluso más conmovedora que aquella primera vez, pues aunque los libros siempre son los mismos, quienes los leemos cambiamos constantemente. Supongo que esto es una buena señal pues significa que yo ya no soy la misma persona que era cuando leí el diario de Ana Frank por primera vez a los 17 años.

 

Recuerdo que la primera vez que leí esta obra, estaba en aquel punto de querer comenzar a escribir cosas mas serias, mas profundas, y me concentré en el hecho de que una niña de 15 años hubiera podido escribir un libro completo, y sobre todo un libro tan rico como ése.

 

En aquel entonces me sorprendió la claridad de miras y la maestría técnica para transmitir sus ideas, las cuales no eran para nada el simplismo y superficialidad que cualquiera se espera de una niña que aún no ha cumplido los 15 años. Ahora casi diez años después creo que mi lectura fue mucho más profunda.

 

Lo primero que me viene la cabeza es lo ridículo de la situación que supone una guerra. No me cabe en la cabeza que una niña preadolescente con una pluma y un cuaderno, llegue a ser más inteligente y sensata que un grupo de imbéciles cargados de bombas, armas, aviones y barcos de guerra. El ser humano es la criatura con los matices más irónicos del planeta en estos momentos.

 

Esta primera lectura de este libro fue también mi primer acercamiento hacia los testimonios del holocausto nazi, fue una lectura de descubrimiento donde leí por primera vez muchos de los conceptos y nombres recurrentes en esta infame etapa de la historia de la humanidad. Ahora en cambio a la luz de todos los acontecimientos y con un conocimiento más completo y profundo del conflicto, el libro me pareció sumamente triste y desgarrador.

 

Especialmente saltaron hacia mi, fragmentos de la prosa donde la niña se preguntaba si la narración de una adolescente sobre ocho judíos escondidos en un anexo podría ser interesante de leer para alguien algún día. Muchos desearíamos intercambiar con ella aunque fuera solo un par de palabras, solo para poder decirle que su libro es uno de los principales testimonios de tiempos de guerra en toda la historia de la humanidad.

 

Me llaman también la atención algunas ideas y conceptos que Ana Frank describe con gran naturalidad de niña de 14 años, que a mi en cambio, me tomó hasta los 20 años si no es que más, para poder verbalizarlos correctamente sobre un papel.

 

Esa capacidad y su filosofía de vida que deja entrever en sus líneas, demuestran lo adelanta que estaba a su tiempo y lo lejos que quizás (seguramente) hubiera podido llegar, si la ignorancia y crueldad, de algunos seres humanos, no hubiera decidido que una quinceañera debía morir de hambre y tifus aprisionada en un campo de concentración, al igual que otros 6 millones de personas más.

 

Es verdad que el tiempo cambia las cosas, y afortunadamente también nos cambia a nosotros, las personas. Y ese quizás sea uno de los pocos consuelos que nos quedan a quienes nos preocupamos en pensar. Mañana podrá ocurrir aquello que no puede ocurrir hoy, mañana quizás te lean personas que puedan entender aquello que escribiste y que nadie alcanza comprender hoy, mañana quizás habrá personas que piensen como tú piensas ahora, y quizás en gran medida, gracias a ti.

 

El futuro es el consuelo de los pensadores. Y somos nosotros los encargados de valorar a personas como Ana Frank

Agradesco a Carlos Arispe por esta opinion.

Atte: GSI

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: