Inicio > Noticias y política > los mas corruptos

los mas corruptos

México es más corrupto que en 2008
 

BERLÍN, Alemania, nov. 17, 2009.- México obtuvo 3.3 puntos de calificación en  el índice de calificación de los países más corruptos del mundo, lo que ubicó al país en el lugar 89 de una lista de 180. En 2008, de acuerdo con la organización Transparencia Internacional (TI), nuestro país se ubicó en el lugar 72 dela lista, con una calificación de 3.6 puntos.

Sin embargo, durante la conferencia de prensa en Berlín, ni Schenk ni el gerente de TI Alemania, Christian Humborg, quisieron hacer comentarios ni dar ejemplos concretos sobre la situación de los países latinoamericanos.

"Nos hemos ocupado intensivamente de Europa y no de ningún país extraeuropeo. Por lo tanto, cualquier comentario al respecto no sería serio", dijo Humborg cuando se le formuló una pregunta sobre México, que tiene 3,3 puntos en el índice.

La lista ubica en el lugar uno a la nación menos corrupta, que en este caso fue Nueva Zelanda; y al más corrupto en el lugar 180,  que fue Somalia.

Así pues, los países con conflictos recientes o con regímenes dictatoriales o autoritarios son los que mayores problemas de corrupción sufren mientras que aquéllos que disfrutan de una larga tradición de estabilidad política y democracia padecen en mucha menor medida ese mal social.

Esa es una de las principales conclusiones del Índice de Percepción de la Corrupción de TI presentado este martes en Berlín.

Las mejores notas en el índice las reciben países como Nueva Zelanda, Dinamarca o Suecia lo que, según dijo la presidente de la TI en Alemania, Sylvia Schenk, dan muestra de los resultados de "la estabilidad política, una larga tradición de mecanismos para la solución de conflictos e instituciones sólidas".

Las peores calificaciones, en cambio, las reciben países que como Somalia, Afganistán, Sudán o Irak han sufrido duros conflictos y carecen de instituciones sólidas lo que suele llevar, según Schenk, a que "la corrupción se salga de control y se refuerce el saqueo de los recursos públicos".

El índice da calificaciones de entre 10 puntos -a los países escasamente corruptos- y 1 punto, a los países casi absolutamente corruptos en los que, según Schenk, "prácticamente no se puede conseguir ni una cita médica sin sobornar a alguien".

"Todo lo que esté por debajo de 5 puntos es malo", agregó Schenk que lamentó que la mayoría de los 180 países analizados no alcancen a estar por encima de esa frontera.

De los países latinoamericanos, sólo Chile y Uruguay, con 6,7 puntos cada uno, y Costa Rica, con 5,3 puntos, logran superar la crítica barrera de los cinco puntos marcada por Schenk.

El peor clasificado entre los latinoamericanos es Venezuela, con 1,9 puntos, un poco más arriba están Paraguay, con 2,1 puntos y Ecuador, con 2,2 puntos.

La presencia en la parte alta de la tabla de buena parte de los países industrializados no implica que en estos se deba bajar la guardia en lo que a la lucha contra la corrupción se refiere.

Schenk advirtió que, por ejemplo, en Alemania todavía existe la idea en muchas empresas medianas de que "en determinados países no hay otra forma de hacer negocios" que recurriendo a sobornos.

En los grandes consorcios, después del escándalo generado por el destape de casos de sobornos en distintos países por parte de representantes del consorcio Siemens, ha habido, según Schenk, progresos pero en no así otras empresas y, en medio de la crisis económica, la tentación aumenta.

"Eso es algo que tiene que ser combatido porque no podemos permitir que haya una práctica de exportación de la corrupción", dijo Schenk.

Dentro de la UE hay desarrollos positivos, Schenk mencionó el caso de Polonia y Bulgaria donde se ha registrado un descenso continuo de la corrupción -aunque en el último caso con un índice del 3,8 que sigue siendo preocupante- y otros negativos, y se mencionaron concretamente a España y a Grecia.

Sin embargo, en el caso de España Schenk matizó diciendo que todo indica que lo que ocurre es que salen a la luz casos viejos, lo que aumenta el índice de percepción de la corrupción sin que necesariamente haya un aumento de la corrupción misma.

Interrogada sobre el caso de Italia, con un índice del 4,3 ciento, e instada a que se refiera a ese país con una sola frase Schenk se limitó primero a mencionar el nombre del primer ministro, Silvio Berlusconi, generando una carcajada general entre los periodistas.

Luego, Schenk fue más explicita y dijo que el caso de Italia se ha convertido en un caso crónico y que lo más preocupante es que muchos parecen haberse acostumbrado a ello.

Anuncios
Categorías:Noticias y política
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: